viernes, 18 de septiembre de 2015

SUN TZU El Arte de la Guerra y su Planificación Estratégica

La Planificación Estratégica es un asunto vital para la empresa hoy en día, un asunto de vida o muerte, el camino a la supervivencia o a la ruina, por lo tanto es imperativo estudiarla a consciencia. Con esta presentación doy inicio a un comentario que quisiera agregue valor a los conceptos que muchos hemos leído y aprendido respecto a la gran obra militar de este magnifico estratega chino Sun Tzu "El Arte de la Guerra" espero que su contenido sea de su agrado y lo apliquen en sus empresas con resultados favorables.

La Estrategia se basa en el engaño, cuando esté cerca de la competencia, haga parecerse que está lejos; cuando esté lejos, haga parecerse que está cerca. Ofrezca carnadas para atraer al enemigo. Golpeela cuando esté desorganizada, evitela cuando esté fuerte. Si su oponente es de temperamento colérico, trate de irritarlo. Si es arrogante, fomente su egocentrismo. Si el equipo del enemigo esta bien preparado después de la reorganización, intente debilitarlo. Si esta integrado, trate de sembrar la desunión entre ellos. Ataque al competidor donde no esté preparado y aparezca donde no es esperado. Esta son las claves para que un estratega logre la victoria. Una victoria rápida es el objetivo principal en la estrategia. Si la victoria tarda en llegar, las tácticas se desgastan y la moral se deprime. Cuando el equipo participa en campañas prolongadas, los recursos de la empresa se reducen. Así mientras hemos oído de una prisa estúpida en la estrategia, no hemos visto aún una una operación inteligente que sea prolongada.
Por lo general, la mejor política en una estrategia es tomar a la empresa competidora intacta; lo inferior a ello es destruirla y dejarla en ruinas. Capturar a todo el ejercito de la competencia es mejor que destruirlo; tomar intacto un equipo una compañía, su personal es mejor que destruirlo. Ganar 100 victorias en 100 batallas no es la máxima habilidad. Someter al enemigo sin luchar es la excelencia suprema. Los que son hábiles en la estrategia someten al ejercito del enemigo sin luchar, sin desenvainar la espada.
El arte de utilizar tropas es así: Cuando esté en relación de uno a diez con respecto a su enemigo, rodéelo. Cuando posee el quíntuplo de su fuerza, atáquelo. Si tiene el doble de su fuerza, divídalo. Si tienen la misma fuerza, lo debe atrapar con un buen plan. Si usted es más débil, retírese, y si es inferior a su enemigo en todos los aspectos, elúdalo.
Conozca a su competencia y conózcase a sí mismo y en 100 batallas jamás será derrotado. Cuando usted desconoce a la competencia, pero se conoce a usted mismo, sus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si usted no conoce a la competencia ni se conoce a usted mismo, tenga la certeza que será derrotado en todas las batallas.  El que ocupa el campo de batalla primero y espera a la competencia está relajado, y el que llega más tarde a la escena y se apresura a entrar a la batalla se desgasta; por lo tanto, los que tienen habilidades para la estrategia atraen a la competencia al campo de batalla; no son llevados por ellos. Así es que cuando el competidor este relajado trate de cansarlo; cuando este bien alimentado hágalo pasar hambre; cuando este en reposo hagalo que se mueva. Analice los planes de la competencia de tal manera que determine sus desventajas, así como sus puntos fuertes. Provóquela para conocer el patrón de sus movimientos. Atráigala para que muestre su disposición y para determinar su posición. Lance un ataque de prueba para saber dónde es abundante sus fortalezas y dónde deficiente. Los planes se preparan para la victoria dependiendo de las circunstancias. Las multitudes no comprenden esto.
Si decides aplicar un plan estratégico no anuncies tus intenciones o tácticas, haga parecer que: “todo sigue igual que siempre”.
Los líderes poco hábiles resuelven sus conflictos en la corte y en los campos de batalla. Los estrategas brillantes rara vez van a la batalla o a la corte, pues por lo general logran sus objetivos a través de un  posicionamiento táctico muy por delante de cualquier confrontación. Cuando decides desafiar a otra empresa, el cálculo, el análisis y el posicionamiento detallados dan lugar al triunfo. El cálculo insuficiente conduce a la derrota.
Los líderes con habilidad para la estrategia no permiten que una táctica inhiba los contraataques creativos, ni que los mandos de los que estan a distancia interfieran con las maniobras espontáneas en la situación inmediata.
Cuando se obtiene una ventaja decisiva sobre un rival, los lideres con habilidades no presionan, sino que mantienen su posición y dan a sus rivales la oportunidad de redimirse o fusionarse, no permiten que aquellos que no tienen nada que perder dañen su fuerza.
Los estrategas brillantes toman la delantera por medio de la ilusión, oscureciendo las áreas de confrontación importante, de tal manera que los oponentes dividen sus fuerzas tratando de defender muchas áreas. Crean la aparición de confusión, temor o vulnerabilidad, de tal forma que el oponente sea conducido inútilmente a esta ilusión de ventaja.

Tu Amigo Coach - Franz Fernando Flores Torres




















Fuente: Libro "El Arte de la Guerra" de Sun Tzu

No hay comentarios:

Publicar un comentario