miércoles, 9 de marzo de 2016

Convierta un buen equipo en el MEJOR

Los equipos de alto rendimiento, antes que los individuos, son los que hacen funcionar a las compañias exitosas. El grupo ideal combina los talentos y habilidades individuales para formar una unidad de superrendimiento cuyas capacidades sobrepasan inclusive la de su miembro mas talentoso.Sin embargo en la realidad, muchos equipos no consiguen ni siquiera acercarse a esta utopía. La gente no se acopla, no comparte la información, se produce un cortocircuito en la comunicación y se pierde tiempo y dinero.


¿Qué es lo que distingue a los mejores equipos? Los resultados demuestran que los equipos de alto rendimiento no son resultados de la casualidad. Estos consiguen obtener niveles superiores de participación, cooperación y colaboración porque sus miembros confían en los otros, comparten un sentimiento de identidad de grupo y creen en su efectividad como equipo. En otras palabras, tienen un alto nivel de inteligencia emocional grupal (IEG).
Articular un equipo así requiere de desarrollo de las capacidades emocionales del grupo como un todo. Un equipo, como cualquier grupo social, esta gobernado por normas de comportamientos y actitudes comunes que, aunque a veces implicitas, estan entendidas dentro del grupo.

"CUANDO SE CREA UN CLIMA DE CONFIANZA Y UN SENTIDO DE ¨MEJOR JUNTOS QUE SEPARADOS¨ HAY MAYOR EFECTIVIDAD"

Los equipos que gozan de altos niveles de IEG grupal han establecido normas que refuerzan la confianza, la identidad y su eficacia.
Como resultado, sus miembros son mas cooperativos entre sí y lo hacen de una manera más creativa para reforzar el trabajo de equipo. "Cuando se crea un clima de confianza y un sentido de ¨estamos mejor juntos que separados¨esto conlleva a una mayor efectividad ".
Implementar las siguientes tres prácticas dará buen impulso al desarrollo de IEG de su equipo:

1. CONOCER A LOS DEMÁS
El entendimiento interpersonal es muy importante para crear confianza, lo que es muy importante para el flujo de ideas e información. El grupo debe estar consciente de las capacidades y personalidad de cada uno de sus miembros. Cuando recién se forma el grupo, lo mejor es convocar una reunión en la que se de el tiempo para llevar a cabo las presentaciones y para socializar. Los miembros pueden ir conociéndose entre ellos, mientras comienzan a armar metas de equipo y a crear una visión compartida de éxito. Una vez que el equipo se ha establecido, hay que dar cinco minutos antes de comenzar las reuniones regulares para que los miembros compartan el progreso de su trabajo. Sus reflexiones personales ayudan a entender mejor a cada individuo en el grupo y a examinar cómo todos ellos contibuyen para conseguir un objetivo común.
Los equipos en los que sus miembros llegan a conocer mejor a sus compañeros  son los más eficientes y los que realizaban más trabajos.

2. TRATAR PROBLEMAS
Es importante establecer normas para expresar el enojo, la tensión y la frustración que emergen cuando un equipo realiza una tarea y redigir esa energía de forma positiva. "Es inevitable que en algún momento alguien cruce la línea, y el equipo debe tener la confianza para llamarle la atención". El humor y la picardía pueden ser herramientas útiles para disuadir los confictos y aliviar las tensiones.

3. CELEBRAR EL ÉXITO
Desarrollar el IEG de un equipo también requiere que se expresen emociones positivas, como estar agradecidos por hacer más de lo que exigía el trabajo o enorgullecerse por una labor bien hecha.
Reconocer los logros individuales y grupales no solo refuerza la identidad del equipo, sino que resalta su efectividad y aviva una pasión colectiva por alcanzar la excelencia.                           

Tu Amigo Coach - Franz Fernando Flores Torres
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario