domingo, 24 de septiembre de 2017

TENER PROPOSITO ¿SIRVE?

Enunciar tu propósito de vida, tu finalidad o aquello que deseas alcanzar, es uno de los desafíos más importantes de todo ser humano. Definir un propósito, es darle sentido a todo lo que haces en tu vida. Abarca tu dimensión personal, familiar, laboral, de relación de pareja entre otras, por lo tanto encontrar tu finalidad es un tesoro que te ayudará a lograr tus objetivos y metas, ya no como un mandato familiar y social, sino como tu guía o carta de navegación que da valor, riqueza y sentido a tu experiencia humana.


Seguramente, el ejercicio más importante que puedes hacer para dar dirección y significado a tu vida es encontrar tu propósito. Saber cuál es tu propósito te permite ser el director de tu propia vida, establecer prioridades reales sobre las acciones que vas a realizar y decir que no a cosas que te alejan de aquello que quieres. También te permite enfocarte en lo importante y recuperar el control después de una crisis. Es, por lo tanto, la declaración que sustenta tu productividad.

“Mi propósito en la vida es encontrar las razones por las cuales he venido a este mundo, lo cual estoy seguro que no es una casualidad, sino que existen razones para que mi existencia pueda influir positivamente en ciertos ambientes”. 
El párrafo anterior es la expresión de una persona que entiende que la vida siempre tiene propósito, lo importante es buscarlo.

El propósito de vida es el motor de aquello que hacemos y amamos de acuerdo a nuestra manera de ser y pensar, ello implícitamente, nos da felicidad, una felicidad que necesitamos tener, para poder compartir con los demás. Una felicidad que nos mantiene más sanos, porque estamos en mayor equilibrio, y no tenemos cuentas pendientes con nosotros mismos. 

Entonces, el propósito de vida es eso que nos hace felices, eso que podemos pasar horas haciendo, eso que no hacemos por el dinero (aunque ganemos dinero con ello, y en general las personas que viven de acuerdo a su propósito ganan mucho dinero, porque ayudan y afectan positivamente la vida de muchas personas y las personas le recompensan por esto). El propósito es estar en nuestro lugar en el mundo. La persona que hace lo que ama, está condenada al éxito.  A esa persona, sólo puede irle bien, porque se siente bien, porque irradia felicidad.


¿COMO IDENTIFICAMOS NUESTRO PROPÓSITO DE VIDA?

En realidad es complicado dar una serie de pasos o de tips definitivos para encontrar el propósito de vida. Hay muchas maneras de hacerlo, en mi opinión, considero que experimentando varias cosas se llega a la respuesta. El fundamento, sin embargo, es que tu propósito de vida se basa en ser feliz, aunque no sea tan sencillo identificar o palpar las cosas que en realidad te puedan dar felicidad. Hay que ir en busca de las respuestas. Para eso te brindo algunas ideas:

1. Escucha Tu Voz Interior: Te va a dirigir hacia la respuesta que buscas dentro de ti. Necesitas saber escucharla. Esa voz interior te habla siempre. Es la intuición o el instinto. Por ejemplo cuanto todo tu ser desborda energía y te sientes contento y eufórico, tu voz interior te está diciendo que hay un propósito, una pasión. Recuerda lo que deseabas y amabas profundamente a la edad de 8 o 9 años, lo que respondías cuando te preguntaban qué deseas ser cuando grande. Trata de recordar tus sueños en esa época y escucha atentamente al niño interior que hay en ti. Ese niño interior aún existe dentro de ti y está en busca de la felicidad.

2, Atiende Siempre a las señales: Las señales llegan con ideas de distintas fuentes. Puedes encontrarte en cine, leyendo el periódico, en un parque o donde sea, y en un abrir y cerrar de ojos, llega ese flash que te ilumina. No es tan raro que en un sueño te llegue esa gran idea que cambiará tu visión o en la madrugada, sólo con tus pensamientos van apareciendo ideas y metas nuevas.

3. Alimenta con buenos nutrientes tu cuerpo, tu mente y tú ser: Lee libros, escucha programas que te enseñen cosas nuevas, positivas y que aporten al desarrollo de tus capacidades para lograr tus sueños, recibe instrucciones inspiradoras que te muevan esas fibras interiores. Aprovecha tu tiempo en el crecimiento integral. El ejercicio físico es de mucha importancia para la salud mental, porque te causa felicidad, aparte de hacerte lucir bien.

4. Busca armonía interior: Independientemente de tus creencias espirituales, mantente siempre con el vivo objetivo de estar equilibrado y feliz contigo mismo. Si por dentro no estás en calma, será muy difícil materializar tranquilidad en tu exterior.